Bebidas Azucaradas Riesgo de Infarto



 

 

Los refrescos y otras bebidas endulzadas con azúcar pueden dañar el corazón, advirtió Vasanti Malik, investigadora de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Boston.

El azúcar añadido en refrescos, bebidas de fruta, tés dulces y bebidas energéticas puede aumentar el riesgo de ataque cardiaco, enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular, aseguró.

Consumir una o dos porciones al día de bebidas endulzadas con azúcar se ha vinculado con un aumento del 35 por ciento en el riesgo de ataque cardiaco o enfermedad cardiaca letal, un aumento del 16 por ciento en el riesgo de ACV, y un aumento de hasta un 26 por ciento en el riesgo de contraer diabetes tipo 2, concluyó el informe.

“Reducir el consumo de esas bebidas no resolverá la epidemia de enfermedades del corazón, pero es un paso que puede tener un impacto medible”, dijo Malik. “No es lo único que se debe hacer, pero es algo muy importante.
La razón es el aumento de la presión sanguínea que provoca que el cuerpo tenga que secretar mayores niveles de insulina, lo que conduce a la diabetes, uno de los principales riesgos asociados a enfermedades cardiovasculares. Además, la fructuosa es la culpable de afectaciones en el hígado, que pueden llevar al aumento de los triglicéridos y el aumento del colesterol malo en la sangre.

“Somos un poco más proclives a la diabetes, dentro del perfil lipídico. El HDL son proteínas que limpian el residuo de las grasas del endotelio vascular y nos ayudan a limpiar grasas que terminen obstruyendo nuestros vasos. Entonces, entre la obesidad, la tendencia a la diabetes y el HDL, nos dan más proclividad a enfermedades cardiovasculares por esa razón”, dijo en entrevista Rafael Shuchleib Chaba, presidente de la mesa directiva de la Fundación InterAmericana del Corazón México (FICMéxico).

Lo más frecuente es que los fabricantes usen azúcar de mesa o jarabe de maíz alto en fructosa para endulzar las bebidas, apuntaron los investigadores. Ambas fuentes de azúcar contienen partes más o menos iguales de dos azúcares simples, la fructosa y la glucosa.

Los investigadores creen que tanto la fructosa como la glucosa son nocivas para el corazón. La glucosa aumenta los niveles de glucosa en sangre, y hace que los niveles de insulina suban, lo que puede conducir al desarrollo de la diabetes tipo 2, advirtió Malik. La diabetes es un factor de riesgo de la enfermedad cardiaca.

En sus conclusiones, la doctora Stanhope escribió: “lo que estos resultados demuestran es que somos muy sensibles para responder a un aumento en el consumo de azúcar añadido en las bebidas. Es impactante cuando ves los cambios que se han tenido después de dos semanas de consumir estas bebidas y piensas en niños que lo consumen en el desayuno, la comida y la cena durante toda una vida. Seguramente ningún padre con este conocimiento, introduciría este riesgo en la vida de sus hijos”.



También te podría gustar...

Deja un comentario